La protección de datos y el marketing B2B

Desde mayo el GDPR (de sus siglas en inglés) o Reglamento General de Protección de Datos es obligatorio. El cumplimiento de la normativa afecta a las empresas que actúan en la UE.

Con esta regulación se delimita la manera en que las organizaciones empresariales usan los datos de los clientes. Afecta a las compañías que actúan en el espacio europeo, aunque no tengan su sede física en él.

Qué es el GDPR

El reglamento endurece la normativa para la protección de los datos de terceros. Las empresas que incumplan sus obligaciones se enfrentan a fuertes sanciones económicas. Pueden llegar hasta el 4 % de su volumen de negocios a nivel mundial. El reglamento es particularmente meticuloso en cuanto al deber de las empresas de llevar un registro de las actividades de tratamiento.

Ten en cuenta que se considera dato personal aquella información sobre una persona física a la que se pueda reconocer o que sea reconocible por distintos medios: la propia identidad, el mail de contacto, la dirección IP, la información de contacto, etc. Por eso, las empresas B2B también deben adaptarse a la reciente normativa.

Cómo afecta el reglamento al marketing B2B

Las estrategias de marketing B2B están abocadas al cambio, debido a una serie de cuestiones que se derivan de la aplicación del nuevo sistema de protección de datos. Aunque te pueda suponer un trabajo extra y de adaptación, las B2B también podrán sacar partido de las obligaciones del GDPR.

Enriquecimiento de la imagen de marca

Los clientes se sentirán mucho más seguros con una marca que se preocupa por mantener su seguridad y su privacidad. Este impacto se producirá tanto en los clientes que ya tenemos como en los potenciales.

Catalizador para la transformación digital

El nuevo sistema europeo de protección obliga, en cierta manera, a implementar nuevas soluciones tecnológicas que reforzarán la digitalización de la empresa.

Público más segmentado

En nuestra agenda solo figurarán quienes han dado su permiso explícito. Esto nos obliga a realizar una limpieza de nuestras bases de datos. La cantidad de contactos bajará y, sin embargo, ganaremos en calidad.

A partir de ahora contaremos con contactos que nos autorizan a gestionar su información personal. De manera que nuestra base de datos estará integrada por personas que realmente están interesadas en nuestra marca y nuestros productos.

La estrategia es clara, aprovechar la segmentación y la calidad de los contactos que trae la protección de datos, te permitirá enfoques de éxito y estrategias más incisivas.

Podemos orientarte tanto en temas de GDPR como de Marketing B2B, no dudes en contactar con nosotros.

Si te ha gustado este post compártelo 😉
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario