RGPD

¿Qué pasa si no se cumple con el RGPD?

El RGPD (Regulación General de Protección de Datos) lleva ya unos meses en vigor. Cabe esperar que todas las empresas con datos de sus clientes lo cumplan. Pero puede suceder que queden todavía algunos rezagados que no se hayan adaptado debidamente a esta ley, o que no sepan con seguridad si lo han hecho. Por eso queremos explicarte algunos puntos básicos.

Cómo cumplir el RGPD

Se trata de algo relativamente sencillo. El problema es que te obliga a molestar a todos tus suscriptores. Generalmente las bases de datos creadas con anterioridad no cumplen con los requisitos actualizados.

La idea es la de que solo puedes utilizar la información de tus contactos para aquello para lo que se la has pedido. Por ejemplo, utilizarla para ofrecerles un descuento el día de su cumpleaños. Pero no puedes enviar descuentos en otras fechas que no sean la fijada.

Este ejemplo es extrapolable a cualquier otra situación: avisar de nuevas ofertas, enviar una newsletter, etc. La cosa es que no puedes pedir datos por un motivo y emplearlos en otro campo. Esto te obliga a revisar todos los formularios de contacto, las solicitudes y, de paso, actualizar tu base de datos preguntándoles a tus contactos si quieren seguir recibiendo la información que les estás enviando. Y, de paso, explicándoles el tipo de uso que le das a sus datos.

¿Qué pasa si incumples la ley de protección de datos?

Pues principalmente es algo que se sanciona con una multa. Aquí variará el importe en función de cada caso, algo completamente normal. Piensa que no es lo mismo un “descuido” con los datos de alguien que, directamente, venderlos a terceros a cambio de un beneficio. En estos últimos casos las multas por violar el RGPD pueden alcanzar incluso los 20 millones de euros. O, como alternativa, el 4% de la facturación anual de la empresa.

Si, por el contrario, se trata de una alteración, el tipo de multa disminuye. Puede suponer un importe de 10 millones de euros o un total del 2% de la facturación anual. Como te puedes imaginar, no se trata de algo que se vaya a cumplir sobre cualquier tipo de empresa. Evidentemente un pequeño negocio que factura algunos miles al año no podrá asumir una falta así. Son cifras pensadas para las grandes empresas. Pero esto no quiere decir que no sea punible en casos más pequeños.

En conclusión, el RGPD ha entrado en vigor, y es fundamental que las empresas sepan si lo están cumpliendo para que no tengan que enfrentar semejantes multas.

Si quieres revisar tus bases de datos y actualizarlas nuestros especialistas en Ciberseguridad estarán encantados de echarte una mano, contacta con nosotros.

Si te ha gustado este post compártelo 😉
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario