CRECIMIENTO Y DESARROLLO EMPRESARIAL: el valor del CRM

¿Qué tenemos que hacer ahora?

¿Continuamos con las mismas estrategias de marketing?

¿Desarrollamos nuevos productos?

Estas son las preguntas más realizadas en las empresas en España.

La matriz de Ansoff, conocida también como Vector de crecimiento, da respuestas a estas preguntas. Fue creada para identificar las oportunidades de crecimiento de las organizaciones.

Expresa las posibles combinaciones de producto y mercado en que la empresa puede basar sus estrategias de negocio:

Con estas cuatro estrategias (penetración en el mercado, desarrollo de productos, desarrollo de mercados y diversificación) cada empresa debe determinar cuál de ellas es la más apropiada para su situación.

Además de una buena elección de estrategia de mercado, las empresas cuentan con factores (internos y externos) como clave para su crecimiento:

  1. El equipo de trabajo.
  2. Conocimiento de las áreas de oportunidad de la empresa.
  3. Tener muy clara la visión estratégica y los objetivos a conseguir.
  4. Conocer a los clientes y fidelizarlos.
  5. Practicar mejoras continuas: “innovar o morir”

En este artículo nos vamos a centrar en las dos últimas.

 

LAS RELACIONES CON LOS CLIENTES.

En la actualidad, las relaciones con los clientes son uno de los pilares básicos de muchas empresas, de ahí la importancia en cuidarlas y mantenerlas.

La confianza y la transparencia es una de las premisas de hoy día para dirigirnos a los clientes, cada vez más exigentes.

«La desconfianza duplica el coste de hacer negocios.» — John Whitney, Profesor en Columbia Business School.

Para evitarlo es de vital importancia contar con un programa de gestión, CRM, en el cual cada cliente posea su ficha personalizada, y en cualquier momento la empresa tenga acceso a ella.

 

INNOVACIÓN DIGITAL: el CRM (Customer Relationship Management)

Para la implantación de un CRM adecuado es necesario la optimización del mismo, así permitirá controlar las ventas, el servicio de atención al cliente y, sobre todo, desarrollar estrategias de marketing (ecommerce, interacción y segmentación de clientes).

En la relación comercial con el cliente, aporta, en tiempo real, toda la información que la empresa dispone de él.

Un CRM idóneo ofrece tres grandes módulos, que servirán a la empresa en su crecimiento y desarrollo:

  • Módulo de Marketing: crear y optimizar campañas, con la ayuda de la correcta segmentación de los clientes, efectuando en tiempo real un seguimiento de las que se encuentran en curso.
  • Módulo de gestión comercial: la automatización de todas las ventas de la empresa. Enfocando para trabajar con compañías y sus contactos, agrupa toda la actividad que se va a realizar para una compañía (que puede ser ya cliente / proveedor o pasar a serlo posteriormente)
  • Módulo de ventas y postventa: Con el objetivo de alcanzar una mejora continua en el servicio a clientes. Englobando tanto el servicio de atención a clientes como el de asistencia técnica.

No obstante, los CRM son herramientas muy flexibles capaces de adaptarse al entorno de la empresa y a la evolución del mercado. Por lo que la elección de un CRM es una decisión muy particular según las necesidades de cada compañía. Las empresas necesitan industrializar la gestión personalizada de la relación con sus clientes: Saber quiénes son, gestionar los procesos de ventas, etc.

Dinos cuándo quieres que te realicemos una demo y te mostraremos en acción lo que nuestras soluciones ofrecen a tu empresa y tus clientes.

¡Haz la elección correcta!

 

Si te ha gustado este post compártelo 😉
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario